El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

La vuelta olímpica que dieron al tiempo Millonarios y Junior

junio 02 de 2016

El CincoCero

Compartir
Twittear

Millonarios 1976

Millonarios1976/FotosClasicasCDLM

 

En 1976 se presentó una situación insólita en el fútbol colombiano. Ocurrió para definir el primer puesto en el Apertura y tras un bochornoso partido en ‘El Campín’ se tomó una polémica decisión.

 

Antiguamente los campeonatos eran anuales pero de igual forma se dividían en Apertura y Finalización. Al ganador del torneo no se le otorgaba estrella aunque tenían algún privilegio. Por ejemplo, clasificar al hexagonal o cuadrangular final dependiendo el sistema que se estuviera usando. Además, a veces los clubes acostumbraban a dar la vuelta olímpica por más de que no se les diera un título oficial.

 

Millonarios y Junior terminaron el Apertura 1976 empatados con 37 puntos. En aquella época no contaba la diferencia de gol sino debían jugarse partidos de desempate ida y vuelta. El primero se disputó en el Romelio Martínez de Barranquilla y los locales se impusieron 4 - 1 en un compromiso con varias agresiones.

 

En casi todos los torneos, como la Copa Libertadores, no se tenía en cuenta la diferencia de gol en las series de ida y vuelta. Para que un equipo ganara debía por lo menos obtener una victoria y un empate. Si cada club ganaba un partido se jugaba otro en territorio neutral y ahí se decidía el campeón.

 

Los capitalinos derrotaron al Junior en el segundo juego 3 - 1 y empezó la confusión. Para los ‘tiburones’ ellos eran los campeones por haber marcado un gol más en la serie, mientras que Millonarios argumentaba que con una victoria cada uno estaban en igualdad de condiciones. La Dimayor no tenía fechas para programar otro partido y el gerente de la entidad tenía previsto jugar un tiempo extra de 30 minutos en caso de que algo así ocurriera.

 

Javier Tamayo anotó el cuarto gol de los albiazules aunque eso no fue lo destacado del día. Dulio Miranda salió expulsado por una fuerte falta sobre Willington Ortiz y después de la tarjeta roja Bonifacio Martínez volvió a agredir al habilidoso delantero. De inmediato comenzó una gresca, que ya había tenido su primer “round” en Barranquilla, y el árbitro Omar Delgado suspendió el compromiso.

 

Esta pelea ha sido considerada como una de las peores que se vivieron en la historia de ‘El Campín’. Pero no todo terminó allí, ambos equipos consideraban que eran los campeones y cada uno dio su respectiva vuelta olímpica escoltado por la policía. Días después la Dimayor hizo un sorteo televisado para definir al campeón y Junior salió favorecido.

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO