El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

Una de las atajadas más festejadas en un Millonarios vs Medellín

agosto 04 de 2018

Christian Amezquita - @christambal

Compartir
Twittear

Ciciliano Penal Millonarios Medellin

Foto: Futbolred

 

Son extraños los casos de jugadores de campo que tienen que terminar bajo los tres palos por alguna situación de expulsión o lesión de sus compañeros. Pero llegar a tapar un penal es menos común y más en una instancia definitiva.

 

Por: Christian Amezquita - @christambal

 

Millonarios recibía al Medellín en un encuentro válido por la primera fecha del Cuadrangular B del Torneo Finalización 2006 El equipo era dirigido por Juan Carlos Osorio que recién había llegado en agosto para reemplazar a Miguel Augusto Prince. Con el risaraldense los capitalinos mejoraron y clasificaron a las finales en el octavo lugar.

 

El cuadro embajador inició ganando gracias a la anotación del defensor Luis Asprilla. Conforme avanzaba el partido, los locales jugaban bien pero no lograban cerrar el partido. Al minuto 28 del segundo tiempo, el arquero Juan Carlos Henao salió lesionado por fuertes calambres. Por tal motivo, debió entrar José Fernando Cuadrado.

 

Recuerdo de las primeras rotaciones de Juan Carlos Osorio como técnico

 

Apenas duró 11 minutos en cancha el canterano y fue expulsado. El nacido en Valledupar recibió la primera tarjeta amarilla por pérdida deliberada de tiempo y la segunda por una falta en el área sobre César Valoyes. Penal, expulsión y el equipo sin poder hacer cambios.

 

Ricardo Ciciliano, sin pensarlo dos veces, se puso el buzo de arquero y los respectivos guantes. Medellín no solo pensaba en empatar sino que todavía quedaban cerca de 5 minutos, más la adición, para remontar el partido. Al frente del balón se paró Jaime Castrillón, remató cruzado a media altura, el ’10’ de Millonarios “voló” hasta ese palo, detuvo la pelota y la mandó al tiro de esquina.

 

De inmediato El Campín estalló en júbilo y aún más cuando el árbitro Alberto Duque señaló el final del partido. Por más de 8 minutos el volante mantuvo el cero en su arco, con el número 12 en la espalda y el 10 en la pantaloneta. El día anterior el abuelo del barranquillero había muerto y el jugador dijo: “Creo que fue él quien iluminó mis manos para llegar al balón”.

 

Cuando un jugador de campo debió ser arquero en el fútbol colombiano

 

Fue el primer semestre de Ciciliano en Bogotá luego de llegar procedente del Deportivo Cali. Millonarios estuvo cerca de clasificar a la final pero no pudo obtener una victoria ante el Medellín en el Atanasio Girardot. Sin embargo, esa noche en El Campín quedó grabada en la memoria de los hinchas.

 

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO