El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

La final del Mundial que le cambió la vida a un árbitro inglés

abril 06 de 2018

Pablo Montoya - @pablomonpar

Compartir
Twittear

Howard Webb

Foto: FIFA

 

España y Holanda disputaron la final de la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010, luego de eliminar a Alemania y Uruguay respectivamente. ‘La Roja’ se coronó campeona por primera vez luego de vencer 1 - 0 a su rival con un gol de Andrés Iniesta en el minuto 116 del extra tiempo, pero las noticias más fuertes fueron para el árbitro Howard Webb.

  

Por: Pablo Montoya - @pablomonpar

 

Días antes de la final existía una preocupación por el arbitraje y Howard Webb fue designado para dirigir ese partido. El inglés le había pitado el primer partido del Mundial a España cuando perdieron 1 - 0 con Suiza. En este compromiso el árbitro estuvo en el ojo del huracán, dejó de pitar un penal a favor de los dirigidos por Vicente del Bosque y no expulsó a un suizo al final del primer tiempo. Desde ese momento el colegiado empezó a sembrar dudas.

 

Webb se tomó revancha en el último partido del Grupo F donde Eslovaquia derrotó a Italia 3 - 2 y lo eliminó en primera ronda. El inglés mostró su mejor versión y despejó algunas dudas. En los octavos de final dirigió Brasil 3 - 0 Chile y no señaló un claro penal a favor de la selección austral. Sin embargo, el abultado resultado hizo que no se polemizara mucho sobre la jugada.

 

Una vez se conocieron los dos equipos que disputarían la final, la FIFA dio a conocer que Howard Webb sería el árbitro. Las reacciones fueron inmediatas, los españoles no querían saber de este árbitro luego del partido ante Suiza y los holandeses, aunque en menor medida, también se quejaron. Las declaraciones que terminaron de sembrar las dudas fueron las de la esposa del colegiado inglés cuando dijo que no podía ni controlar a sus hijos y que no sabía cómo hacía para controlar un partido con 22 hombres.

 

El Estadio Soccer City estaba vestido de gala para recibir la final de la Copa del Mundo. España jugaba su primer final en la historia y Holanda la tercera, ninguno de los dos había levantado nunca el trofeo más deseado en el fútbol mundial y el que Webb también admiraba: “Lo he visto muchas veces en mi vida: en televisión, réplicas… pero estar ante la verdadera. ¡Es el pedazo de metal más brillante que haya visto en mi vida! Una estatua de oro con el mundo en la cima, esa base verde. Es increíble”, recordó en una entrevista a la FIFA.

 

Holanda empezó con un juego duro, que se mantuvo por todo el partido y el árbitro no lo paró cómo debía. Mark Van Bommel se encargó de marcar a Andrés Iniesta, mientras que Robin Van Persie era el encargado de no dejar salir jugando a España desde el fondo. Los naranjas mostraban una cara que no era acorde a su historia futbolística.

 

Pero fue en el minuto 28 cuando todo se salió de control. España controlaba la pelota en la mitad del campo y en un balón dividido entre Xabi Alonso y Nigel de Jong, el holandés levantó la pierna más de lo debido y le clavó los taches a su rival en todo el pecho. La jugada ameritaba una tarjeta roja directa para el holandés, sin embargo, Webb decidió solo mostrarle la tarjeta amarilla.

 

El partido siguió con pierna fuerte y entrada malintencionadas de parte y parte. Otra de las jugadas controversiales fue en el segundo tiempo. Robben se fue casi solo rumbo al arco de Casillas, pero antes de llegar lo derribó Carles Puyol. El equipo de Bert van Marwijk pidió la expulsión aunque no hubo tal. Finalmente, España se consagró campeona del mundo con el agónico gol de Iniesta. Holanda escribió otra página llena de lágrimas al perder su tercera final de mundo.

 

El árbitro inglés fue el más perjudicado, las críticas fueron duras e incluso tiempo después, el mismo Webb aceptó que hubiera cambiado una o dos decisiones. “Aquella final me cambió la vida en todo sentido”, dijo Webb aunque nunca explicó si para bien o para mal, quizás ambas. Lo que seguramente jamás olvidará el inglés fue la bandera de Inglaterra que llevaba su padre en la tribuna y decía: “No pudiste como jugador, puedes como árbitro”. 

 

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO