El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

El día que Mussolini “arengó” al seleccionado italiano

mayo 03 de 2018

Christian Amezquita - @christambal

Compartir
Twittear

Mussolini Italia 1934

Foto: LibertadDigital

 

Los políticos se han aprovechado del deporte y mucho más de uno tan popular como el fútbol. Pero lo más preocupante es cuando los dirigentes presionan y hasta amenazan a los deportistas para conseguir una victoria.

 

Por: Christian Amezquita - @christambal

 

El Mundial de Italia en el 34 dejó muchas anécdotas interesantes. Era el primer campeonato que se realizaba en Europa, así́ como era la primera vez que un país de dicho continente salía un campeón del mundo. Dentro de tantas historias, hay una que llama la atención especialmente por el significado y la importancia que tuvo en su momento para las ideologías nacientes de la época.

 

Días antes de que iniciara la justa mundialista, Benito Mussolini organizó una comida con la plantilla italiana para mostrar su respaldo total. Ante los ojos del mundo era una reunión amigable entre el líder político del país y aquellos que representaban a la nación desde lo deportivo.

 

Los ánimos se empezaron a caldear cuando, en privado, Mussolini le dijo al entrenador Vittorino Pozzo que el éxito dependía exclusivamente del entrenador y que se encomendara a Dios en caso de que Italia fracasara. Después de esa charla, la amenaza llegó a los jugadores en donde se escuchó el celebre “Ganan o Shh”.

 

Previamente el dictador había presionado a la FIFA para que el Mundial se realizara en Italia. Era el momento y lugar exacto para demostrar su “superioridad”. Tenia la oportunidad de consolidar sus ideales, así́ fuese desde el ámbito deportivo.

 

La “azzurra” ganó el Mundial con cuatro argentinos y un brasilero que se nacionalizaron italianos. En los cuartos de final hubo un polémico partido ante España donde hubo empate a un gol, los locales “molieron” a patadas a los ‘Ibéricos’, con la complacencia del árbitro, y terminaron con 7 lesionados.

 

En aquella época no se desempataba en tiempo extra o penales sino con otro partido. Al siguiente día Italia ganó 1 - 0 aprovechando las bajas de los españoles. En la semifinal se protestó un gol en fuera de local contra los austriacos y en la final derrotaron a Checoslovaquia.

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO