El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram


Cuando Ronaldo jugó ping-pong y compró unas gafas “pirata” en Armenia

junio 11 de 2020

Felipe Valderrama - @ValderramaFeli

Compartir
Twittear

Ronaldo Sudamericano Sub 17 Eje Cafetero

Brasil Sub 17 (1993) / La Crónica del Quindío

 

Es uno de los mejores delanteros de la historia y se dio a conocer en Colombia. Como nos acostumbró a lo largo de su carrera fue figura y se ganó los elogios de quienes pudieron disfrutarlo. Algunos ciudadanos recordaron momentos que vivieron junto al brasileño y que hubieran quedado en el olvido de no ser por la estrella en la que se convirtió el “fenómeno”.

 

Por: Felipe Valderrama - @ValderramaFeli

 

Colombia organizó el Campeonato Sudamericano Sub 17 de 1993. Las sedes fueron Tuluá, Pereira y Armenia y el torneo otorgaba 3 cupos para el Mundial de Japón. En aquel momento Ronaldo tenía 16 años y había jugado en el Sao Cristovao de Futebol e Regatas, un modesto equipo de Río de Janeiro que disputaba el Campeonato Carioca.

 

Por supuesto que no había mucha referencia de estos futbolistas jóvenes. De Ronaldo Nazário de Lima se vino a saber después que era sobrino de Wilson Barata “Pipico”, un brasileño que jugó en Santa Fe y Unión Magdalena. Brasil debutó el 31 de enero de 1993 en Tuluán ante Chile y ganó 3 – 2 con una tripleta de Ronaldo, de una vez se supo que no era un jugador cualquiera. A los 2 días le anotó un gol a Bolivia en Pereira, aunque muchos lo catalogaron como autogol.

 

La tercera presentación de Brasil sería en Armenia ante Uruguay. El plantel de se hospedaba en Hotel Zuldemayda y un día fueron a pasar el rato a “Multijuegos” donde los jóvenes se reunían para a compartir con juegos de mesa, billar, ping-pong, entre otras cosas. John Jolmes Cardona recordó en ‘La Crónica del Quindío’ lo que vivió con Ronaldo: “El dueño del local nos pidió que dejáramos libres las mesas porque los futbolistas brasileños iban a estar un rato para distraerse, ahí fue cuando llegaron todos los muchachos, entre ellos Ronaldo. En esa época nadie de aquí sabía quién era y menos que iba a ser el mejor delantero de toda la historia”.

 

John Jolmes años después se convertiría en fotógrafo y asegura que ese día el propio Ronaldo le pidió a él y a un amigo que jugaran ping-pong. Pero no fue el único que compartió con el “fenómeno”. Oliver Gómez tenía 14 años y como redactor deportivo de ‘La Crónica del Quindío’ en 2011 también recordó su experiencia. La madre de Oliver era brasileña y por eso le llamaba la atención ir a ver a los jugadores y pedirles autógrafos.

 

Ronaldo Sudamericano Sub 17 Eje Cafetero 01

Ronaldo en Selección Brasil / Denunciando

 

“Esperé un momento mientras él compraba unas gafas ‘piratas’, de esas que venden en el centro y me sorprendió cuando el vendedor le pidió por ellas cinco dolares, los cuales sacó de una billetera de cuero de vaca, con pelos y todo, estilo carriel. Luego me le acerqué, le pasé la libreta, le dije que escribiera el nombre, el número y la posición. Para los dos primeros no tuvo complicación, pero para el tercer pedido tenía una duda, si centro se escribía con ‘s’ o con ‘c’. Yo le respondí con seguridad que era con ‘s’ y sin dudarlo hizo la primera línea, pero frenó en seco cuando una muchacha que estaba en el lugar le dijo: ‘¡No, es con c!’”.

 

Ronaldo terminó como uno de los goleadores del campeonato con 8 anotaciones. Sin embargo, Brasil quedó último en el cuadrangular final y no clasificó a la Copa del Mundo. Varios años también ha circulado una versión que dice que el América de Cali se interesó en el “fenómeno”, pero no pudo arreglar su vinculación. El histórico Jairzinho terminaría siendo el mentor de Ronaldo al comprar su pase y luego venderlo a Cruzeiro tras ser figura de ese Sudamericano en Colombia. 

 

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO