El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

La historia del Derbi Catalán

enero 03 de 2015

El CincoCero

Compartir
Twittear

DerbiCatalan

La tensión política ha sido la principal característica de la rivalidad entre el F.C Barcelona y el R.C.D Espanyol. Para los blaugranas su máximo rival es el Real Madrid, pero el clásico regional no deja de ser importante.

 

Desde la fundación de los equipos se evidenció la gran diferencia. El suizo Joan Gamper fundó el Barça en 1989 y el club contaba con dirigencia y jugadores extranjeros en su mayoría. (Ver: ¿Sabía que unos catalanes fundaron el Real Madrid y un suizo el Barcelona?)

 

Por otro lado, en 1900 un grupo de estudiantes encabezados por Ángel Rodríguez fundaron el Espanyol. Su característica principal era que los futbolistas iban a ser solo españoles a diferencia de todos los demás equipos. El 23 de diciembre de 1900 se jugó el primer clásico con empate a cero goles.

 

Mientras el Barcelona crecía como club a comienzo del Siglo XX el Espanyol sufrió una crisis de 1906 a 1909 donde suspendió su actividad. En 1910 los blanquiazules se refundaron y dos años después el Rey Alfonso XIII le otorgó a la entidad el título real y el club incorporó la corona a su escudo.

 

Gamper, principal líder de los blaugranas, apoyaba abiertamente al nacionalismo catalán en un período donde se vivían grandes tensiones políticas en España. En 1924 se jugó un clásico muy caliente donde los aficionados de ambas escuadras lanzaron monedas al campo de juego y se debió suspender el partido. Meses después parte del público de Barcelona silbó el himno nacional español, por lo que el dictador Primo de Rivera inhabilitó a Joan Gamper como presidente del equipo y el suizo debió exiliarse.

 

En 1936 se inició la guerra civil entre el bando republicano que había ganado las elecciones cinco años antes y los sublevados que eran apoyados por la Alemania Nazi e Italia fascista. El F.C Barcelona era relacionado con los republicanos y el Espanyol para algunos nacionalistas era el equipo que sostenía la bandera española en Cataluña.

 

Justamente ese año el último partido del Campeonato de Cataluña fue entre blaugranas y blanquiazules. El encuentro no tenía mayor importancia porque el Espanyol ya era campeón sin importar el resultado. Después de un altercado entre dos jugadores saltaron a la cancha aficionados del Barcelona gritando “Fascistas, son unos fascistas”. En el estadio habían milicianos armados de los dos bandos y controlaron la situación que increíblemente no terminó en una tragedia.

 

Durante la guerra civil 63 socios del Espanyol fueron asesinados y otros tantos fueron encarcelados o debieron exiliarse. En este momento apareció la importante tarea del histórico jugador ‘Tin’ Bosch que ante la crisis institucional se convirtió en líder del club. Bosch escondió la lista de dirigentes y socios del equipos lo que sirvió para salvar la vida de varias personas.

 

A partir de los años 50 el Real Madrid se convirtió en el principal rival del Barcelona y el Espanyol pasó a un segundo plano. Las últimas polémicas se han dado porque los blanquiazules cuentan con sectores radicales de derecha que incluso han mostrado banderas nazis.

 

El Espanyol jugó la mayoría de los años en el Estadio de Sarría y posteriormente algún tiempo en el Olímpico de Montjuïc, ambos ubicados en Barcelona. A partir de 2009 se trasladó a su propio estadio, Cornellá-El Prat, que está ubicado entre las poblaciones de Cornellá de Llobregat y El Prat de Llobregat. A pesar que es muy cerca de Barcelona el entonces presidente del Barça, Joan Laporta, afirmó que ahora era un derbi metropolitano y no de la ciudad. Para los aficionados del Espanyol las declaraciones fueron una falta de respeto porque el club sigue representando a la ciudad.

 

En 2013 el Monumento de Cristóbal Colón fue vestido con una camiseta del Barcelona cuando el ayuntamiento de la ciudad autorizó a Nike para una publicidad. Esto causó gran malestar entre los directivos y aficionados del Espanyol pues se sentían discriminados y alegaban que existen muchos hinchas de otros clubes catalanes.

 

También en 2013 se vivió una polémica cuando el presidente de club blanquiazul, Daniel Sánchez, prohibió la entrada de banderas españolas al estadio. En los últimos años hay una fuerte cuerda catalanista en la dirigencia del Espanyol quienes argumentaron que decisión se debió a que tapaban los carteles publicitarios. Sin embargo, esto no fue muy creíble porque las banderas de Cataluña no son retiradas.

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO