El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

La promesa que le hizo Cruyff a Romário si le marcaba dos goles al Osasuna

abril 26 de 2017

El CincoCero

Compartir
Twittear

Romario Barcelona Osasuna Cruyff 1993

Foto: blaugranas.com

 

Con su llegada al Barcelona el delantero brasilero se convirtió para muchos en el mejor jugador del mundo de la época. Sin embargo, su mala relación con el técnico holandés no le permitió seguir triunfando con los blaugranas.

 

Romário llegó a Barcelona a mitad de 1993 procedente del PSV Eindhoven por aproximadamente 10 millones de dólares. En ese momento tenía 27 años, hacía parte de la selección brasilera y se unía al club que tenía figuras como: Andoni Zubizarreta, Ronald Koeman, Pep Guardiola, Michael Laudrup y Hristo Stoichkov.

 

En un comienzo Johan Cruyff supo como tratar a Romário y motivarlo. Por la fecha 5 de la Liga Española el Barça visitaba al Osasuna y en los días previos el entrenador le preguntó al delantero sobre las playas de Brasil a lo que el jugador respondió: “Las mejores son las de Barra Tijuca”. Posteriormente el holandés le dijo: “Si metes dos goles a Osasuna te doy permiso para irte a Brasil”.

 

A Romário solo le bastaron 39 minutos para cumplir su objetivo. Primero con una gran bajada de pecho, auto habilitación de taco y remate de zurda. Lo que vino después fue mucho mejor tras un gran pase de Laudrup y una definición de “vaselina” como dicen los españoles.

 

“Me han metido golazos pero por plasticidad diría que ese el mejor que me han marcado. Casi le doy más mérito al pase de Laudrup que al gol porque el pase nos rompe a todos, a la defensa y a mí”, dijo alguna vez Jesús Unanua que era el arquero del Osasuna. El partido finalizó 2 - 3 a favor de los catalanes y el brasilero con la confianza que se tenía ya había reservado un vuelo privado para viajar a Brasil.

 

Pasaron los días y Romário no volvía a Barcelona. Cuando se comunicaron con él explicó que el técnico le dio permiso para irse de vacaciones pero no le dijo cuando volver. En ese primer momento fue algo gracioso y Cruyff continuó dándole ciertas licencias como ir al Carnaval de Río de Janeiro. Sin embargo, la poca disciplina del brasilero aumentó cada vez más y en 1995 se marchó del club.

 

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO