El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

El día que el Real Madrid jugó una final contra su “hermano”

abril 20 de 2018

Pablo Montoya - @pablomonpar

Compartir
Twittear

thumb Real Castilla

Foto: RTVE

 

La Copa del Rey es el segundo torneo más importante del fútbol profesional en España. Aquí se dan cita los equipos de todas las divisiones del fútbol español. Los equipos grandes la ven como el título menos importante de la temporada, mientras que para los chicos es el momento perfecto para darse a conocer y tener un instante de gloria. En la temporada 1979 - 1980, esta copa nos regaló una final inédita, una final entre “hermanos”.

 

Por: Pablo Montoya - @pablomonpar

 

En España los equipos grandes como el Barcelona y el Real Madrid no solo tienen sus equipos principales en Primera División, también tienen sus filiales en las divisiones de ascenso. El Real Madrid Castilla y el FC Barcelona B son el claro ejemplo de esto. Ambas filiales juegan en el ascenso, pero por más de que sean campeones de la segunda división no pueden ascender. Sin embargo, hay una competencia donde se pueden enfrentar ambos equipos: La Copa del Rey

 

En la temporada 1979/1980 se dio una final entre el Real Madrid y su filial. Luego de una sorprendente temporada del Castilla en la copa, eliminando al Athletic de Bilbao y la Real Sociedad, logró llegar a la final por primera y única vez en su historia. El 4 de junio de 1980 el Santiago Bernabéu fue testigo de este enfrentamiento.

 

La diferencia entre las plantillas era abismal y eso quedó demostrado en el campo de juego. El Real Madrid contaba con figuras como Vicente del Bosque, Juanito y Santillana. Por el lado del Castilla, todos eran jugadores jóvenes que soñaban con llegar alguna vez a vestir la camiseta del equipo principal.

 

El resultado final del partido fue 6 – 1. Real Madrid dominó el partido de principio a fin y se quedó, en aquella temporada, no solo con La Copa del Rey sino que también ganó La Liga. El Castilla tuvo su momento de gloria en este partido; en el minuto 80, cuando el partido iba 3 - 0 a favor del Real, Ricardo Álvarez sacó un derechazo desde fuera del área y la clavó en un ángulo para hacer el único gol de la filial.

 

Esta final de copa pasará a la historia como la única en ser disputada entre el equipo principal y la filial. Pasará a la historia por ser una final entre “hermanos”.

 

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO