El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

El infierno que vivió Keylor Navas en un aeropuerto definiendo su futuro

agosto 27 de 2018

El CincoCero

Compartir
Twittear

Keylor Navas De Gea Real Madrid Manchester United

Foto: Marca

 

Real Madrid se caracteriza por realizar grandes fichajes, desde lo futbolístico y lo mediático. Sin embargo, un arquero costarricense que llegó con bajo perfil y sin mayor expectativa, terminó siendo figura en la consecución de tres Champions League para los ‘Merengues’.

 

Colaboración: Christian Amezquita - @christambal

 

Keylor Navas fue uno de los mejores arqueros en el Mundial de Brasil 2014. Tras la salida de Diego López el Real Madrid pagó 10 millones de euros al Levante por el guardameta centroamericano para ser el suplente de Iker Casillas. En el primer año apenas atajó en 11 compromisos.

 

A final de temporada dejó su cargo Carlo Ancelotti, salió Iker Casillas y contrataron a Kiko Casilla del Espanyol. En general la opinión pública consideraba que ni Casilla ni Navas brindaban la seguridad necesaria para el arco de ‘La Casa Blanca’. Por tal motivo, Florentino Pérez comenzó a buscar a David de Gea del Manchester United.

 

Rafa Benítez, nuevo entrenador, le dio la confianza a Navas en los dos primeros partidos de Liga. Con lo que no contaba el guardameta era con la llamada que recibió el 31 de agosto de 2015, último día del mercado de verano: “Me llamó mi representante y me dijo que hay un tema que se está moviendo y que esté atento al teléfono. Sonó mucho, perdamó mi representante y me dijoeeeewwffra entorno a la Tricolor.  por contar historias del fayern M no contabao solo contestaba a familiares y a mi representante”. 

 

Sobre las 7:00 pm, Navas tuvo que irse al Aeropuerto de Barajas de Madrid para viajar a Manchester. Mientras esperaba con su esposa en una sala llegó el contrato del United, lo revisó su representante junto con abogados y le dieron el visto bueno. De otro lado, De Gea se vestiría de ‘Merengue’ y aparte del intercambio de jugadores el Real Madrid debía desembolsar 30 millones de euros más.

 

Los planes cambiaron y el guardameta debió ir a Valdebebas, donde está la sede del Real Madrid, a hacer el reconocimiento médico y en plena camilla firmó el contrato con el club inglés. A Keylor le sonrió la suerte porque el transfer llegó luego de la medianoche y ya no era válido, pues todo debía estar listo el 31 de agosto y no el 1 de septiembre.

 

“Pregunté: ‘¿Me puedo ir?’ Me fui para mi casa. Fue un día complicado y difícil, y ahí fue cuando lloré. Siempre trato de ser fuerte, poner el pecho y seguir hacia adelante”. Keylor quiso toda su vida jugar en el Real Madrid y al ver que estuvo a punto de escapársele su sueño respondió favorablemente en las siguientes temporadas y no soltó la titularidad.

 

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO