El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram


El colombiano que sufrió el fascismo y luego se ganó el respeto de una figura en Italia

agosto 05 de 2020

Felipe Valderrama - @ValderramaFeli

Compartir
Twittear

Paolo Di Canio Fascista

Paolo Di Canio / Marca

 

Para nadie es un secreto que un sector de la hinchada de Lazio es fascista. El propio Benito Mussolini se declaró hincha de este equipo, aunque para usarlo con fines políticos. Alguna vez uno de los ídolos del equipo tuvo un gesto de desprecio con un joven chocoano. Sin embargo, el guardameta terminó siendo halagado por el italiano.

 

Por: Felipe Valderrama - @ValderramaFeli

 

Libis Arenas se dio a conocer desde muy joven al integrar las selecciones juveniles y fue de la plena confianza de Eduardo Lara. En el Mundial Sub 17 de Finlandia 2003 ocuparon el cuarto lugar, ganaron el Sudamericano Sub 20 de Colombia en 2005 y ese mismo año Arenas jugó el Mundial de Holanda como titular. El nacido en Istmina, Chocó estaba por encima de David Ospina y a nivel de clubes hacía parte del Envigado.

 

A mediados de marzo de 2006 el portero viajó a Italia para probarse en Lazio con solo 18 años. Allí se encontró con Paolo Di Canio, un experimentado delantero, ídolo la barra del equipo conocida como la ‘Irriducibili’. El atacante en 2001 escribió una autobiografía donde dijo sobre Mussolini que era ético y un incomprendido.  En diciembre de 2005 hizo un saludo fascista en pleno partido contra Juventus por lo que lo suspendieron una fecha y lo multaron con 11.977 dólares.

 

“Soy fascista, pero no racista”, dijo en su momento el jugador de 37 años. Al parecer no era así porque Libis Arenas recordó su experiencia en el programa ‘Primer Toque’ de Win Sports en 2020: “Yo me acuerdo que yo llegué dándole la mano a todos y me acuerdo que él no me dio la mano, él me ignoró…me gozaba y me burlaba”. Esto ocurrió solo 3 meses después de la sanción de Di Canio que ya vivía una relación tensa con el presidente de Lazio. Sin embargo, el colombiano agregó: “Un día estábamos haciendo fútbol, en un mano a mano él me engancha, yo alcanzo a sacársela y él me dice: ‘Arenas sei molto bravo’. De ahí pa’ allá ya éramos más socios”.

 

Libis Arenas

Libis Arenas / Comutricolor

 

Durante 12 días a Libis lo exigieron y trabajó especialmente con el entrenador de arqueros. Arenas tuvo el visto bueno y regresó a Colombia donde se preparó para el Torneo Esperanzas de Toulon que se realizó en mayo. Envigado y Lazio llegaron a un acuerdo por cerca de 1 millón de euros y el chocoano aterrizó en Roma en el verano del 2006. El acuerdo estipulaba que por unos meses lo prestaran a otro club o trabajara con las reservas mientras le sacaban los papeles para tener un cupo comunitario. Esto nunca sucedió y Libis Arenas desde 2007 comenzó a rondar de club en club sin poder consolidarse.

 

A Di Canio no le renovaron el contrató con Lazio y terminó su carrera en el Cisco Roma. En Inglaterra trabajó como entrenador y comentarista y no le perdonaron sus ideas políticas. Swindon Town perdió varios patrocinadores cuando nombraron al italiano como técnico, en Sunderland renunció el vicepresidente por el mismo motivo y en 2018 lo sacaron de Sky Sports al mostrar un tatuaje con la palabra “DUX” que se refiere a Mussolini. En 2016 rechazó ser fascista y no comulgar con esas ideas. Para explicar sus celebraciones expresó alguna vez: “Hago el saludo romano para saludar a mis aficionados y a los que comparten mis ideas. Este brazo tendido no quiere nunca ser una incitación a la violencia y menos al odio racial”.

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO