El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

La insólita celebración de un arquero de Unión con los jugadores de Colón luego de perder un Clásico

septiembre 02 de 2018

Eduardo Andrade - @Eduardoar05

Compartir
Twittear

Union vs Colon Santa Fe

Foto: El Litoral

 

El clásico santafesino es uno de los más parejos de todo el fútbol argentino. Con más de 100 encuentros disputados entre las dos escuadras más importantes de la provincia, Unión le lleva ventaja a su rival por pocos partidos. Sin embargo, una de las historias más insólitas ocurrió un día en que Colón se llevó la victoria.

 

Por: Eduardo Andrade - @Eduardoar05

 

En la temporada de 1956, los dos clubes de Santa Fe llevaban menos de una década jugando en los campeonatos profesionales argentinos, pues ambas escuadras participaban únicamente en la Liga Regional Santafesina de Fútbol. Al momento al que llegaron al primer clásico de ese año, se habían visto la cara en 16 ocasiones, con saldo de 6 triunfos para Colón, 5 para Unión y 5 empates, por lo que la rivalidad estaba totalmente equilibrada.

 

En el estadio Eva Perón, hoy conocido como Brigadier López o el “Cementerio de los Elefantes”, Colón recibió a Unión por la fecha número 7 del campeonato de Segunda División. Aquella tarde de mayo, el equipo rojinegro se llevaría la victoria 2 - 0 con un doblete de Gúrpide, uno de sus delanteros estrella, para treparse en la cima del campeonato de la Primera ‘B’. No obstante, lo verdaderamente anecdótico ocurrió al finalizar los 90 minutos.

 

Cuando el árbitro dio el pitazo final, y mientras los futbolistas de Colón festejaban la victoria en su cancha, Pedro Gaetán, arquero de Unión, salió corriendo a donde estaban los jugadores rivales para celebrar con ellos. El guardameta rojiblanco alzó en sus hombros al ícono de Colón, Raúl Olivera con el que empezó a vitorear por toda la cancha como lo muestra la icónica fotografía de un reportero de El Litoral, el periódico más importante de la región, mientras hinchas, periodistas y directivos miraban impresionados.

 

Gaetán era el arquero suplente, pues el titular era Néstor Nanzer que estaba lesionado para el día del partido. A raíz de su actitud, despertó el malestar de la hinchada de Unión, lo que llevó a que solo unos días después del clásico los directivos de club ‘Tatengue’ decidieran rescindir su contrato y despedirlo. Sin embargo, para hacer la historia más increíble, una semana después de haber sido echado de Unión, Gaetán firmó como nuevo arquero de Colón, equipo del que manifestó siempre haber sido hincha.

 

Raúl Olivera, delantero que fue alzado por Gaetán en los festejos, contó la historia muchos años después asegurando que aún guardaba la foto de aquel día, y que la razón por la que dejó que eso pasara fue por el entusiasmo de haber ganado el partido, lo que lo hizo incapaz de rechazar los festejos del portero. La anécdota del arquero que celebró con el rival de toda la vida su propia derrota, es una de las historias que hacen más emocionante el clásico que paraliza a la provincia de Santa Fe.

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO