El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

El árbitro que expulsó a un sordomudo por insultarlo

agosto 01 de 2019

Felipe Valderrama - @ValderramaFeli

Compartir
Twittear

Carlos Alberto De Marta

Foto: futbolladob

 

Los jueces nunca están exentos de la polémica por las decisiones que toman. Son criticados la mayoría de las veces y pocas veces ambos equipos quedan satisfechos plenamente con su actuación. Sin embargo, hay una situación en la historia del fútbol que supera todo error arbitral.

 

Por: Felipe Valderrama - @ValderramaFeli

 

En noviembre de 1972, Huracán recibía a Estudiantes de La Plata por la fecha 6 del Torneo Nacional en el Grupo B. El ‘Globito’ cumplía una aceptable campaña con 2 partidos ganados, 2 empatados y solo uno perdido. Por otra parte, el ‘Pincha’ apenas sumaba 2 igualdades y 3 derrotas. Rápidamente los locales mostraron su superioridad y ganaban 2 – 0 cuando no habían finalizado los primeros 45 minutos.

 

Poco antes de terminarse el primer tiempo, Washington Mateo señaló un penal a favor de Estudiantes, pero el juez de línea lo corrigió y pitó un tiro libre a favor de Huracán. Los jugadores del equipo visitante protestaron airadamente tras perder la oportunidad del penal y tener la posibilidad de irse con el descuento al camerino. Como ocurre en estos casos los futbolistas rodearon al árbitro y Mateo terminó expulsando a Carlos Alberto De Marta.

 

Esto perjudicó enormemente a Estudiantes que caería goleado 5 – 1. En el informe el juez puso que el volante lo había insultado y De Marta debió ir al Tribunal de Disciplina a presentar sus descargos. La sorpresa llegaría cuando los encargados de escucharlo se dieron cuenta de la dificultad para hablar del futbolista, era sordo de nacimiento y por consiguiente le era imposible pronunciar palabras con fluidez.

 

Por supuesto no hubo sanción más allá de un partido que era lo normal por ser expulsado y no se podía eliminar. El jugador era un ejemplo porque que a pesar de su limitación física pudo volverse futbolista profesional. También jugó en Huracán, Temperley, Los Andres, Belgrano, Cipolletti, Argentino de Quilmes y Defensores de Cambaceres. En 1975 cuando marcó un gol se dirigió hacía la cámara y dijo algo que no muchos entendieron pero al parecer fue: “Mamá… ¡Gol!”.

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO