El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

El histórico puntero que jugó en Racing e Independiente Medellín

julio 27 de 2017

El CincoCero

Compartir
Twittear

Oreste Omar Corbatta Racing Medellin

Foto: latijereta                                                                                                                         Foto: mediafutbol

 

Oreste Omar Corbatta es considerado uno de los mejores atacantes en la historia del fútbol argentino. Fue mundialista en 1958 y durante cuatro años se vistió de ‘Poderoso’.

 

Ganó cuatro campeonatos argentinos con Racing entre 1954 y 1962 cuando jugó con el club de Avellaneda. Allí desplegó su mejor fútbol que lo llevó a ser convocado al Mundial de 1958. En Suecia la albiceleste quedó eliminada en la fase de grupos pero Corbatta le marcó gol a Alemania Federal, Irlanda del Norte y Checoslovaquia. Además, fue campeón de la Copa América en 1957 y 1959.

 

“El dueño de la raya” jugaba por el sector derecho y desbordaba constantemente. Sentía pena por su analfabetismo y se hacía el que leía el periódico cuando un periodista iba a abordarlo. “La pelota hay que tratarla bien. Es como una mujer, si le pegás se te va. Por eso yo no le pego: la acaricio. Por eso no me la pueden sacar, porque ella no se quiere ir de mi lado”; decía el ‘Loco’.

 

Luego de dos años en Boca Juniors llegó al Independiente Medellín a mediados de 1965 por pedido de José Vicente Grecco. Al siguiente año el ‘Poderoso’ sería subcampeón bajo el mando del chileno Francisco Hormazábal y con jugadores como: Armando Rossi, Oscar Fontán, Ramiro Viáfara, Rodolfo Ávila, Hermán ‘Cuca’ Aceros, Héctor ‘Canocho’ Echeverry, entre otros.

 

En Colombia actuó más como mediocampista que como puntero aunque siguió demostrando su gran calidad como jugador. “Jugador de dibujos animados”, “El Garrincha argentino” y “Arlequín” eran otros de los apodos que recibía Corbatta. “Nunca me ponía de frente a la pelota, siempre de costado. Le pegaba con la cara interna del pie derecho y en el medio, con un golpe seco. Además, agachaba la cabeza para que el arquero no adivinara dónde iba a tirar y en cambio yo veía todo lo que él hacía. En cuanto se movía era hombre muerto…”, expresaba el argentino.

 

 

Una vez le anotó cinco goles al Deportes Tolima en una goleada 8 - 3. Su forma de pegarle a los tiros libres lo hicieron famoso en Colombia y en algún momento volvió a Argentina para buscar equipo pero terminó volviendo. Los dirigentes del DIM le pusieron un profesor para que aprendiera a leer y escribir, en total disputó 149 partidos con el ‘Poderoso’ y marcó 34 goles.

 

Regresó a su país en 1970 y terminó su carrera en clubes del ascenso. Lamentablemente el alcoholismo marcó su carrera y con solo 55 años murió de cáncer en 1991 en medio de la pobreza. Sin duda alguna ha sido uno de los jugadores que más le ha aportado al espectáculo tanto en Argentina como en Colombia.

 

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO