El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

Historias de la infancia y adolescencia de Carlos Queiroz en Mozambique

febrero 07 de 2019

Felipe Valderrama - @ValderramaFeli

Compartir
Twittear

Carlos Queiroz Mozambique

Foto: Pessoas

 

En 2019 se convirtió en técnico de la Selección Colombia para reemplazar a José Pékerman. Dirigió a varias selecciones nacionales, entre ellas la de Portugal, a importantes clubes como Sporting de Lisboa y Real Madrid y fue asistente de Alex Ferguson en el Manchester United.

 

Felipe Valderrama - @ValderramaFeli

 

Carlos Manuel Brito Leal Queiroz nació en Nampula el 1 de marzo de 1953. Es una ciudad de Mozambique pero que en aquel entonces era una colonia portuguesa y el país era conocido como África Oriental Portuguesa. En 2015 le hicieron un reportaje para ‘Sábado’ donde hablaron varios de sus conocidos como Vânia Pinto, prima con la que creció, y su ex asistente personal Ângela Serras Pires.

 

Cuentan que con solo 8 días de nacido, Queiroz pudo morir sofocado pero la intervención de su tía le salvó la vida. “Mi madre lo arrojó dentro de una cuenca de agua helada y el choque térmico lo reanimó”, cuenta la prima. Su padre era diseñador de ferrocarriles y la madre trabajaba como vendedora de seguros. Durante algún tiempo vivió en una humilde casa frente a las oficinas de los ferrocarriles de Nampula donde se cocinaba con carbón en el patio.

 

Queiroz fue buen alumno del Colegio Vasco da Gama y el Liceo Almirante Gago Coutinho. Nunca le faltaron las novias y tenía éxito con las mujeres al ser bastante guapo. “Una vez, durante un partido de fútbol en el que éramos adversarios, casi le arranco la pantaloneta para evitar que marcar un gol, se enojó mucho, a causa de las chicas que estaban en la tribuna”, recordó João Neves, uno de sus amigos de infancia. En alguna oportunidad fue elegido como Rey del baile de graduación.

 

Su padre, Júlio Queiroz, jugaba en el Ferroviario de Nampula y de ahí su inspiración por el fútbol. En la época no había televisión para ver los partidos pero no se perdían los resúmenes por la radio. El ídolo de Carlos era Costa Pereira, arquero del Benfica que ganó la Copa de Europa de 1961 y 1962 con el gran Eusebio. Por tal motivo, el joven Queiroz jugó en el arco del Ferroviario aunque su amigo João Neves dice que tenía más aptitud para el baloncesto y balonmano.

 

A los 13 años lo mandaron a vivir a Portugal con sus abuelos para que tuviera contacto con el país de origen. Carlos nunca se logró adaptar ya que no lo dejaban salir solo y no tenía la misma libertad que en África. “Un día, las gallinas de mi abuelo comenzaron a aparecer muertas en el patio trasero. Fue entonces que un tío nuestro descubrió que, con la rabia, Carlitos les torcía el cuello”, recuerda su prima.

 

La tragedia llegó a la vida de la familia cuando su hermano murió, estaban de vacaciones en la playa y Rogério de 14 años tuvo un accidente en 1973. Además, muy cerca en el tiempo falleció uno de sus mejores amigos en un accidente aéreo. Se casó ese mismo 1973 y al año siguiente nació su primera hija Sandra, 10 años después nació su segundo hijo al que bautizó Rogério en homenaje a su hermano.

 

En 1975, Mozambique declaró su independencia de Portugal luego de un conflicto armado que estaba desde 1964 y culminó con los acuerdos de Lusaka. Queiroz tenía 21 años y se marchó a Lisboa donde se inscribió en el Instituto Nacional de Educación Física. Así terminó la vida de Carlos en el continente africano e inició su preparación como director técnico.

 

A pesar de la independencia en Mozambique hubo una guerra civil que terminó hasta 1992. Por eso en 1993, Queiroz regresó con su padre a la tierra donde creció. En ese momento era técnico de la Selección de Portugal y ante algunos problemas en el itinerario debieron llegar en un avión de carga. Desde entonces Carlos Queiroz ha hecho algunas inversiones en Mozambique y cuando dirigió a Portugal en el Mundial de Sudáfrica, en el continente donde nació, dijo: “Aquí me siento como en casa”.

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO