El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram
Automas Publicidad Automas Publicidad

Millonarios no es un club para recuperar o retirar jugadores

noviembre 08 de 2015

Felipe Valderrama - @felipe1017

Compartir
Twittear

galeria MillonariosEliminacion 01

Vivimos una nueva eliminación de nuestro equipo y gran parte del fracaso es gracias a las pésimas decisiones para contratar refuerzos. Los directivos no piensan como equipo grande sino como hermanitas de la caridad.

 

(Ver: Las eliminaciones de Millonarios en Torneos Cortos ¿Qué ha pasado?)

 

No es un secreto que en los últimos 25 años a Millonarios le han metido muchos ‘golazos’ con futbolistas que vienen a vestir la camiseta del equipo más grande del país. Todos los clubes del mundo tienen fallas al fichar jugadores, nadie es perfecto y es imposible asegurar que todos los refuerzos tengan un buen rendimiento, pero hay que ayudarse un poco.

 

La última buena etapa de Millos fue en 2011 y 2012 donde ganamos la Copa Colombia y la Liga. Repasemos algunos refuerzos que llegaron entre 2011 – 2013 y el presente que vivían en ese momento con la buena gestión de Eduardo Silva y Felipe Gaitán:

 

Mayer Candelo (2011): Polémico fichaje no tanto por lo que podía dar sino por como fue su salida del equipo en 2003. Volvió con 34 años y venía de jugar varios años en Perúdonde fue figura. Era una apuesta muy arriesgada porque el ambiente con la hinchada no iba a ser fácil. Además, ya era un jugador de avanzada edad.

 

Juan Guillermo Domínguez (2011): Tenía 24 años y llevaba tres años jugando con regularidad en el Deportivo Cali.

 

Juan Esteban ‘Ganizita’ Ortíz (2011): Llegó con 24 años luego de hacer buenas campañas con el Medellín donde fue campeón en 2009. Estaba en la mira de varios clubes.

 

Lewis Ochoa (2011): En 2009 tuvo un gran año con el Huila donde fue subcampeón. Venía de ser titular con el DIM en 2010 sin ser gran figura, pero con correcto comportamiento. Tenía 27 años a su llegada.

 

Édison Toloza (2011): Con el Quindío deslumbró en 2007. Sin embargo, su paso por Santa Fe y América no habían sido tan buenos. Vino con 27 años y su contratación era un “tiro al aire”.

 

Nelson Ramos (2011): Arquero con experiencia en La Equidad, donde fue subcampeón, y venía de una buena temporada con el América. Tenía 30 años.

 

Jarol ‘La Roca’ Martínez (2011): Con 24 años ya había estado en dos equipos importantes como Atlético Nacional y Deportivo Cali. Además, ya sabía lo que era ganar varios títulos y jugando como titular.

 

Yhonny Ramírez (2012): Tenía 29 años y llevaba tres temporadas siendo figura del Boyacá Chicó donde era el capitán y fue campeón en 2008. Varios equipos lo estaban buscando.

 

Wilberto Cosme (2012): Su inicio de carrera no fue muy bueno con varios clubes. En 2011 tuvo un buen año con La Equidad y se vistió de azul con 27 años.

 

Harrison Otálvaro (2012): Figura en las selecciones juveniles de Colombia y con América donde consiguió el título en 2008. Sin embargo, llevaba varios años con un discreto rendimiento en clubes como Huracán y León de Huánuco. Fue una apuesta arriesgada sobre el jugador que tenía 25 años cuando llegó a Millonarios.

 

Orlando Berrío (2012): Había tenido algunas buenas actuaciones con Atlético Nacional. Vino con  solo 20 años y se esperaba que pudiera explotar en la capital.

 

Humberto Osorio Botello (2012): Hizo goles con varios clubes, pero no se consolidaba en ninguno de ellos. Llegó con 23 años y no habían muchas esperanzas con el delantero.

 

Román Torres (2012): Por fin llegaba un defensa con experiencia. Con La Equidad había ganado la Copa Colombia, mientras que con Junior y Nacional consiguió la Liga. Tenía 26 años cuando arribó a Millonarios.

 

Wason Rentería (2012): Se convirtió en una de las contrataciones más importantes de Milonarios en varios años. El chocoano tenía gran experiencia a nivel internacional y con la Selección Colombia. Actuaba en Santos, aunque no jugaba mucho, y tenía 27 años.

 

Fredy Montero (2013): Por su nombre significó otra gran contratación. Fue figura de la MLS durante varias temporadas y llegó con 25 años.

 

Róbinson Zapata (2013): Tenía 34 años y era un arquero con varios años en el fútbol europeo y que integró la Selección Colombia. Vino proveniente de Águilas Doradas.

 

Dahwling Leudo (2013): Llevaba varios años siendo importante con La Equidad y algunos otros equipos lo buscaban. Tenía 23 años cuando fue fichado por Millonarios.

 

Dayro Moreno (2013): Goleador campeón con el Once Caldas y experiencia en la Selección Colombia. Vino del Junior y tenía 27 años.

 

David ‘Mago’ Ramírez (2013): En 2011 había tenido un gran año con Vélez Sarsfield, pero luego sufrió una lesión. Llegó a Millonarios con 33 años sin haber jugado muchos partidos en 2012, se esperaba que pudiera retomar su nivel.

 

Mario González (2013): Volante con buena regularidad en Santa Fe y Once Caldas. Vino a Millonarios con 29 años.

 

Andrés Felipe Cadavid (2013): Tenía experiencia jugando en equipos importantes como América y Deportivo Cali. Tuvo un paso por San Luis de México y en el primer semestre de 2013 jugó en Envigado. Llegó a Millonarios con 27 años

 

Independientemente de su rendimiento se podría decir que la mayoría de los futbolistas mencionados anteriormente tenían algún mérito para venir a Millonarios. También hubo jugadores que llegaron al club cuando no vivían un buen presente, algunos rindieron a ratos pero la mayoría no: Carlos Preciado, Flavio Córdoba, Álvaro Manga, Álvaro Barros, José Luis Tancredi, Matías ‘Pescadito’ Urbano, Leonardo Castro, Ignacio Ithurralde, Ezequiel Britez y Ánderson Zapata.

 

Después de la salida de Felipe Gaitán, Eduardo Silva y Hernán Torres vino el nefasto proyecto de los españoles. Juan Manuel Lillo no lo hizo tan mal en la dirección técnica, pero su pecado fue acolitar a José Portolés, supuesto Director Deportivo, que en España no lo conocían ni en la cuadra donde creció.

 

Para empezar llegó el camerunés Modeste M'bami que tenía 31 años y jugaba en el fútbol árabe. Cobraba una millonada y aunque su técnica estaba intacta parecía que corriera en cámara lenta. Siguió Wesley López, un “goleador” brasilero que en 2009 había hecho 27 goles en el fútbol de Rumania. También estuvo en Arabia Saudita, llevaba 6 meses sin jugar y vino con 32 años. Como es costumbre arribó sobre el tiempo, no hizo pretemporada y se llevó sus buenos millones en solo un semestre.

 

Fabián Vargas tuvo un breve paso por Ecuador con el Barcelona en 2013. Millonarios lo fichó para el 2014 con 33 años y su primer año lo pasó sin pena ni gloria. Otro “gran” refuerzo fue Anderson Plata que venía del fútbol coreano y solo había hecho un gol en 2013. Por lo menos no superaba los 30 años, pero para traerlo también hubo que poner una buena platica.

 

En el segundo semestre de 2014 el señor Portolés estalló de ira cuando no le aceptaron la contratación de Braulio Nóbrega ¿Y cómo no? Si el delantero español cumplía dos de los requisitos: Venir de una liga poco competitiva (Malasia) y cobrar un salario jugoso. El que si firmó fue Javier Reina que con 25 años había pasado por nueve clubes, otro de los requisitos para venir a Millonarios en esta época.

 

A Andy Polo algunos inexplicablemente le tuvimos fe. En Italia alguien comparó al peruano con Samuel Eto’o. Pero no nos digamos mentiras, si el Inter de Milán soltó sin problema a unos de sus canteranos fue por algo. Por fin le atinaron a uno cuando ficharon a Fernando Uribe, el goleador venía de Atlético Nacional donde no tenía muchos minutos.

 

Lillo y Portolés no duraron mucho más y en septiembre de 2014 ya estaban en España. Pero Enrique Camacho (Presidente), Gustavo Serpa (máximo accionista) y Nicolás García (¿Trabaja?) siguieron sus costumbres. El primer refuerzo fue Sebastián Pinto, chileno que no jugaba hacía más de seis meses. Una vez más llegó un jugador sin pretemporada, además lo hizo a mitad de campeonato y cuando ya no teníamos ni Copa Colombia ni Sudamericana.

 

El comienzo de 2015 fue un poco mejor a nivel de contrataciones, aunque no mucho. Fueron buenas las llegadas de Nicolás Vikonis, Deiver Machado, Maximiliano Núñez y siendo generosos David Macalister Silva. Sin embargo, nos metieron al desconocido Carlos Ramírez del Envigado y a Kevin Rendón que solo tiene apellido. Algunos de nuevo nos ilusionamos tras la confirmación del ‘Pocho’ Insúa, pero es otro jugador muy costoso, que tiene 35 años y que está quemando sus últimos cartuchos vestido de azul.

 

En el segundo semestre la dirigencia no pudo retener a Fernando Uribe. Nos prometieron un reemplazo y llegó Michael Rangel que era un “tiro a aire”, de pronto recuperaba su nivel, porque tiene condiciones, o seguía sin consolidarse como le pasó en Santa Fe y Nacional. Harrison Otálvaro y Elkin Blanco vinieron por obligación y no por gestión. Y para dar “contentillo” de un delantero fue fichado ‘Nemo’ Romero, porque de tiburón no tiene nada. Es cierto que la culpa no es de Sergio Romero sino de los directivos que traen un jugador que con 26 años no demostró mucho en su pasado con Once Caldas y Deportivo Cali.

 

Los hinchas estamos cansados. Millonarios no es un club para que jugadores como Michael Rangel vengan a ver si pueden recuperar su nivel, porque eso algunas veces sale y otras no. Tampoco es la MLS para que futbolistas de más de 35 años, como Fabián Vargas y Federico Insúa, ganen una fortuna en sus últimos años como futbolistas. En su momento le ganamos el pulso a otros clubes por ‘Ganizita’ Ortíz y Yhonny Ramírez que estaban en buen momento con sus respectivos equipos ¿Por qué no se puede volver a hacer?

 

Señor Norberto Peluffo, ahora usted tiene la responsabilidad de guiar a la directiva que de fútbol no sabe nada, no quiere saber nada o por alguna razón no le conviene saber nada. Confiamos en que usted no se preste para el “jueguito” de Camacho y Serpa de los últimos semestres. No quereremos que ahora en noviembre comiencen con sus mentiras y digan que Lionel Messi viene a Millonaros, a comienzo de diciembre que es Falcao García, a final de año se habla del goleador del fútbol argentino Marco Ruben, en enero ya vamos en la vuelta de Dayro Moreno y a una semana del comienzo del torneo llega el ‘Loco’ Abreu con 39 años, Sergio Herrera de 34 o Luis Fernando Mosquera que no juega un partido hace casi un año. 

 

Esta no es la comunidad de las Hermanitas de los Pies Descalzos que hace obras de caridad y busca ayudar a los jugadores que no tienen equipo cuando está por cerrarse el plazo de contrataciones. La camiseta de Millonarios se lleva con orgullo y es un privilegio, no un favor, vestirse de azul capitalino. Acá deben llegar los mejores futbolistas o jóvenes con gran futuro. Tienen dos meses para fichar y armar un equipo competitivo, de no hacerlo tendremos que buscar alguna forma, no violenta, de sacar a Serpa y Camacho de Millonarios.

 

Artículos Relacionados

Las eliminaciones de Millonarios en Torneos Cortos ¿Qué ha pasado?

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO

EL CINCOCERO TV

Drogba un ejemplo de fútbol y paz.

Compartir
Twittear