El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

¿Los arqueros de fútbol son propensos a la depresión?

enero 13 de 2016

El CincoCero

Compartir
Twittear

ArquerosDepresion

En un deporte de equipo el guardameta parece un ser solitario que cumple otra función y tiene otras reglas como poder coger el balón con la mano. Asimismo es un posición que está expuesta al error y cometerlo es un gol en contra casi seguro.

 

Hace algún tiempo salió un dato que decía que de los últimos nueve suicidios de futbolistas en Argentina, cinco habían sido arqueros. Marcelo Roffé fue psicólogo de las selecciones juveniles argentinas en la era de José Pékerman y dijo a la Revista El Gráfico en 2011: “Que la estadística esté engrosada en los arqueros no es casual y tiene que ver con el rol que cumple, con la percepción de fracaso, con la soledad y la ingratitud del puesto. El perfil psicológico del arquero es particular... es aquel al que le ponen la etiqueta de boludo o de loco”.

 

Un delantero falla cuatro oportunidades debajo del arco, pero al último minuto puede que con solo empujarla a un metro de la línea de gol salve al equipo. En cambio un arquero puede salvar ocho remates, luego dejar un rebote que se convierte en gol y es el culpable de la derrota. Para atraverse a ser guardameta hay que tener mucha fortaleza mental y estar dispuesto a afrontar las criticas despiadadas de hinchas y periodistas.

 

“Los errores del arquitecto se tapan con columnas; los del cocinero, con salsas; los del médico, con tierra; y los del arquero, con insultos”, dice Roffé en uno de sus libros.

 

El ídolo de Independiente de Avellaneda, Miguel Ángel Santoro expresó en alguna oportunidad: “El jugador de campo se equivoca y siempre uno lo puede salvar. Además, al menos se descarga corriendo. El arquero comete un error y atrás tiene la red, no puede reivindicarse”.

 

En la historia son muchos los casos de arqueros que se han suicidado. Es obvio que cada uno tiene una historia de vida particular y sería irresponsable decir que su condición de guardameta fue determinante. Sin embargo, no deja de ser al menos un interrogante por qué tantos arqueros.

 

Algunos arqueros que se han suicidado

 

Alberto Pedro Vivalda: El argentino se arrojó al paso de un tren en las vías del Ferrocarril Mitre en San Isidro cuando solo tenía 37 años. Fue ídolo de Millonarios entre 1982 y 1985, sus compañeros lo describían como un ser solitario. Al final de sus días tenía dificultades económicas, su esposa decidió separarse de él y sufría una gran depresión. 

 

Robert Enke: Seguramente iba a estar en el Mundial de Sudáfrica 2010 con la selección alemana. El 10 de noviembre del 2009 se arrojó a las vías del tren en la localidad de Neustadt am Rübenberge. Sufría de depresión tras sus malos pasos por el Barcelona y Fenerbahçe. Todo se agravó más cuando en 2006 murió su hija de 2 años.

 

Luis Ibarra: En 1998 tapaba en Tigre de Argentino y fue uno de los casos más trágicos. Mató a su esposa y luego se tiró de un décimo piso cuando tenía 34 años. Su padre también se había suicidado, su madre sufría una grave enfermedad y su esposa había perdido un hijo.

 

Osvaldo Toriani: Fue campeón con Independiente en 1964. Antes de su suicidio en 1988 había sufrido la muerte de su hijo que se ahogó en una piscina. Se había separado de su mujer y también tenía problemas económicos. A los 51 años ingirió varios barbitúricos y posteriormente inhaló gas tóxico de un asador encendido.

 

Dale Roberts: El inglés solo tenía 24 años y en el 2010 se ahorcó. Al parecer el arquero se había enterado de la infidelidad de su pareja.

 

Léster Morgan: En 2002 se disparó en la cabeza el guardameta costarricense. Tenía un gran futuro, pero había sufrido varias lesiones y con 26 años no había podido escalar a un gran equipo. Al parecer también tenía problemas económicos.

 

Martín Cabrera: Era el tercer arquero de Cerro Porteño y con solo 21 años paraguayo se disparó. Dicen que sufría de una depresión aguda.

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO