El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

El Barcelona de Cruyff, una máquina de fútbol

marzo 30 de 2016

Arcadio Guzmán - @arcasgotman

Compartir
Twittear

galeria JohanCruyff

Foto: Internet

 

Autor: @arcasgotman

 

El ‘Dream Team’ tiene un lugar muy destacado dentro de los grandes equipos de la historia del fútbol mundial, debido a su forma de jugar y unas estrellas que se paseaban por las canchas  doblegando a sus rivales sin ninguna consideración. Para la fanaticada culé será imborrable ese primer título en la Liga de Campeones de Europa.

 

El 4 de mayo de 1988, Johan Cruyff fue contratado por José Luis Núñez como director técnico del Barcelona. Después de varios resultados negativos, el presidente de la institución catalana apostaba por un antiguo ídolo de la afición culé, quien como jugador había  ganado la liga de 1973-1974 con una legendaria victoria 5-0 sobre el Real Madrid. El holandés venía de ser referente del Ajax campeón de Europa 71, 72 y 73.

 

Generó dudas en la afición en sus primeros años debido a su revolucionaria forma de jugar. Un 3-4-3 donde se le daba trascendencia a la cantera, prioridad al dominio de la media cancha, la posesión del  balón y el juego por las puntas. A veces por ser ambicioso y buscar el arco contrario se daban ventajas.

 

En la liga 1988-1989 los blaugranas quedaron segundos en la liga detrás del Madrid, aunque de la mano de Cruyff lograron su primer título. En la Recopa de Europa superaron 2-0 a Sampdoria con goles de Julio Salinas y Luis López Ricarte.

 

 

Al siguiente año, Real Madrid ganaba su quinta liga de forma consecutiva lo que exasperaba los ánimos en la dirigencia y muchos aficionados del Barcelona, pues veían como el equipo ocupaba el tercer lugar. Muchos solicitaron la dimisión de Cruyff, pero el título en la Copa del Rey, al superar al Real Madrid 2-0 en la final, le daba un respiro al estratega holandés.

 

 

En los siguientes años Barcelona concretó la idea de juego de Cruyff, con Andoni  Zubizarreta en el arco, Ronald Koeman como líder de la defensa, apoyado siempre de Albert Ferrer o Sergi. Un medio campo donde lucían Josep Guardiola, José María Bakero, Eusebio Sacristán, Michael Laudrup, Guillermo Amor y Miguel Ángel Nadal. Además,  un ataque con Txiki Begiristain, Julio Salinas y Hristo Stoichkov, para luego sumarse Romario y hacer el gran equipo de ensueño que revolucionó el fútbol mundial.

 

Cuatro ligas de forma consecutiva, 1990-1991, 1991-1992, 1992-1993 y 1993-1994, darían comienzo a la hegemonía del Barcelona. Pero el trofeo más esperado llegaría por fin a sus vitrinas al superar en la final de la Liga de Campeones  1-0, otra vez a Sampdoria, en el Wembley de Londres con golazo de Ronald Koeman en el alargue.

 

 

El conquistar la orejona, junto a otro 5-0 ante el Real Madrid, en una noche mágica de Romario, serán jornadas que no podrán olvidar los seguidores blaugranas.

 

 

Lamentablemente fue otra final de la Liga de Europa la que precipitaría el cierre del ciclo Cruyff en el banquillo del Barcelona. En 1994 cayó 4-0 ante el  Milán de Fabio Capello, en Atenas, y rompió su relación con Núñez.  El presidente pensó que ya se necesitaba un cambio de timonel, pero ya para los amantes del fútbol, Cruyff había vuelto a revolucionar el fútbol: lo hizo como jugador y con el Barcelona lo logró como director técnico. 

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO