El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

Las polémicas que vivió el ‘Tren’ Valencia en su paso por el Bayern Múnich

julio 12 de 2017

El CincoCero

Compartir
Twittear

Adolfo Tren Valencia Bayern Munich 1993 1994

Foto: Bundesliga

 

El atacante nacido en Buenaventura vivió muy buenos momentos en Alemania pero otros muy malos. Durante la temporada que jugó la irregularidad marcó su estadía, no solo en lo futbolístico sino en la relación con directivos y cuerpo técnico.

 

Ver: Colombianos que jugaron en el fútbol alemán

 

Luego de 5 años muy buenos con Santa Fe el ‘Tren’ llamó la atención de clubes europeos en el verano de 1993 y Benfica parecía el equipo más cercano. Sin embargo, Bayern Múnich le comenzó a hacer un seguimiento al delantero que estaba con la Selección Colombia y mandaron emisarios a la Isla de Martinica donde la Tricolor derrotó a Francia en un amistoso con tripleta de Valencia. Tras la Copa América de 1993, que se disputó en Ecuador y Valencia hizo 2 goles, los alemanes mostraron su interés concreto por el futbolista.

 

Para llegar a los bávaros sonaban Iván Zamorano del Real Madrid y Ruud Gullit del Milán. El club prefirió no gastar tanto dinero y los históricos Franz Beckenbauer, Karl Heinz Rummenigge y Uli Hoeness, que ahora hacían parte de la dirigencia, dieron el visto bueno para fichar al colombiano. La cifra exacta del traspaso no fue muy clara aunque estuvo alrededor de los tres millones de dólares y el jugador acordó un salario neto de 600.000 dólares al año.

 

Adolfo Valencia se convirtió en el latinoamericano más caro en la historia de la Bundesliga y el técnico Erich Ribbeck dijo que necesitaban un jugador como él hacía mucho tiempo. A la presentación del ‘Tren’ asistieron 500 aficionados y más de 100 periodistas. “No es precisamente el prototipo de jugador que se sacrifica por el equipo, pero Pelé tampoco lo era”, dijo Beckenbauer a los medios de comunicación.

 

El delantero debutó oficialmente el 7 de agosto de 1993 en una victoria 3 -1  sobre el SC Freiburg y marcó 2 goles. Por esos días la Selección Colombia disputaba la Eliminatoria y en el contrato se estipuló que el ‘Tren’ podría ir solo a dos partidos. Hay que recordar que en ese momento no era obligación de los clubes prestar a los jugadores y la Eliminatoria se jugaba de forma seguida entre los meses de agosto y septiembre.

 

Argentina en Barranquilla y Paraguay en Asunción serían los compromisos acordados para el permiso. Bayern Múnich ya había tenido problemas con el regreso de Jorginho luego de ir a la selección brasilera y por eso amenazaron: No somos tontos y si Valencia no llega a tiempo se congelará el pago de la ficha. Por tal motivo, el presidente de Santa Fe, César Villegas, personalmente se encargó de llevar de vuelta al jugador a Múnich luego de la victoria ante Argentina (2 - 1) y el empate contra Paraguay (1 - 1).

 

En la última fecha de la Eliminatoria la Selección se jugaba su clasificación en Buenos Aires. La Federación Colombiana de Fútbol comenzó a gestionar un préstamo más del jugador y tras una larga “novela” lo consiguió. (Ver: El alemán que cuidó al ‘Tren’ Valencia en el 5 - 0)

 

Después de la clasificación a la Copa del Mundo el vallecaucano se pudo enfocar en el Bayern Múnich. Sin embargo, empezaron las fuertes criticas del Secretario Técnico, Uli Hoeness, luego de que el colombiano tuviera un mal partido contra el Wattenscheid 09 en un empate a 3 goles: “Es inadmisible que Valencia no pueda comunicarse con sus compañeros ¡Ni siquiera sabe pronunciar sus nombres! ¿Cómo va a funcionar el equipo si en el campo no sabe dirigirse a Marcel Witeczek o Mehmet Scholl?”, expresó al diario Abendzeitung.

 

Otros decían que el ‘Tren’ en las concentraciones no salía del cuarto y se la pasaba escuchando salsa. Compartía habitación con el brasilero Jorginho y era con el único que podía mantener cierto tipo de comunicación. Hoeness le aconsejaba que cambiara de compañero para que le fuera más fácil aprender alemán o sino era imposible. Además, sentenció: “A partir de hoy, pediré a los compañeros de Valencia que lo inviten a sus casas”.

 

“A mí me costó bastante el primer mes porque estaba enseñado a jugar un fútbol muy estático, siempre esperando a que el balón me llegara a los pies. Después, el éxito mío fue que comencé a jugar más sin balón y ahí fue donde me adapté al sistema de ellos que están acostumbrados a correr sin balón. El fútbol alemán es de mucha sorpresa y contundencia”, aseguró en algún momento el nacido en Buenaventura.

 

En octubre el ‘Tren’ volvió al gol pero en todo noviembre y diciembre tuvo “la pólvora mojada”. Las criticas de los diarios alemanes eran fuertes, decían que el jugador era lento y en la cancha parecía haciendo un vídeo publicitario en cámara lenta. “En realidad, las actuaciones del centro delantero ya no provocan críticas, sino que, en el mejor de los casos, dan pena”, sentenciaba Kicker.

 

Por otro lado, los directivos no estaban a gusto con el técnico a pesar de estar a un punto del liderato y para  empezar el año 1994 reemplazaron a Ribbeck con Franz Beckenbauer. El cambio no solo le sirvió a Valencia sino al equipo que terminó siendo el campeón de la Bundesliga. Entre febrero y abril el colombiano marcó 5 goles y finalizó como máximo anotador del equipo junto a Mehmet Scholl. Aparte de los 11 goles que anotaron en la Bundesliga, hicieron uno en la Copa UEFA y otro en la Copa de Alemania, torneos donde el equipo tuvo discretas actuaciones.

 

Al finalizar la temporada el Bayern Múnich fichó al atacante Jean Pierre Papin y los medios comenzaron a especular con que el goleador se marcharía al Porto. El ‘Tren’ negó esto y dijo que continuaría porque además Beckenbauer estaba contento con él. El ‘Kaiser’ volvió a la parte dirigencial y contrataron como técnico al italiano Giovanni Trapattoni.

 

Luego del Mundial de Estados Unidos 1994 surgieron nuevos problemas. Valencia llegó tarde de las vacaciones y de nuevo apareció Uli Hoeness a criticarlo, esta vez por su falta de compromiso en los entrenamientos. Los medios ahora apodaban al colombiano “Adolfo ‘Muchos Dolores’ Valencia” porque supuestamente inventaba lesiones para no entrenar.

 

Pero la versión del jugador es otra: “Me dijeron que tenía que pagar una plata de unos impuestos. Mucha gente no sabe que yo salí del Bayern Múnich porque los directivos de Santa Fe, Aldana y César Villegas, y el empresario Settimio Aloisio, hicieron una mala negociación. No pensaron en la comodidad del jugador, me dejaron tirado luego de que cobraron el dinero. Yo no pagué los impuestos luego de un acuerdo con el Bayern y me fui. Lo que más me dolió en mi carrera fue no jugar la Champions League”, recordó el ex delantero.

 

Adolfo Valencia alcanzó a jugar un partido de la nueva temporada y a final de agosto de 1994 se marchó al Atlético de Madrid. Lo último que dijo Hoeness, Secretario Técnico, fue: “Ha sido el último experimento del Bayern con un jugador exótico”. La nota del diario Sueddeutsche Zeitung también decía que lo único que el colombiano había aprendido a decir en alemán era: “Soy Adolfo Valencia y vengo de Bogotá”.

 

Beckenbauer por su parte expresó que era un jugador extraño porque en un partido era figura y al siguiente ni tocaba el balón. El ‘Tren’ llegó al Atlético de Madrid por pedido de Francisco Maturana y en el Aeropuerto de Barajas dijo: “Vengo a un país que tiene mi clima, mi ambiente, mi lengua. ¿Qué más puedo pedir?”. Lo que no sabía era el trato que le iba a dar el presidente Jesús Gil y Gil. (Ver: Futbolistas colombianos que han sufrido racismo)

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO