El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram


Los disparos que hizo el Tino Asprilla en un entrenamiento con la U de Chile

julio 04 de 2022

Felipe Valderrama - @ValderramaFeli

Compartir
Twittear

Tino Asprilla U de Chile

Faustino Asprilla en la U de Chile en 2003 / @udechile

 

Ha sido uno de los mejores jugadores en la historia de Colombia y al mismo tiempo el que más ha dado de que hablar por fuera de las canchas. Su excentricidad e indisciplina le creó una fama de la que fue difícil deshacerse.

 

Por: Felipe Valderrama - @ValderramaFeli

 

Se dio a conocer en el Cúcuta, fue campeón con Atlético Nacional, llegó a las portadas del mundo en el Parma y dejó un buen recuerdo en el Newcastle. Tras su segunda etapa en Italia en 1999 el Tino regresó a Sudamérica a jugar con Palmeiras y Fluminense. No era un secreto para nadie su problema de rodilla y a partir de 2001 comenzó a deambular por diversos clubes.

 

Asprilla vistió la camiseta del Atlante y salió de México en medio de una polémica con los directivos. En 2002 jugó el primer semestre en Atlético Nacional y  el segundo en Cortuluá, el equipo de su tierra. Para 2003 el Colo-Colo tenía como fichaje estrella al experimentado Iván ‘Bam Bam’ Zamorano, por tal motivo la Universidad de Chile quiso dar otro gol de opinión y contrató al Tino de 33 años en aquel momento.

 

Cuando en México acusaron al “Tino” de fingir una lesión y abandono de trabajo

 

La U vivía una seria crisis financiera y le propuso al colombiano 6 meses de contrato. “Quiero dejar en claro que no vengo lesionado, una cosa es recuperar masa muscular, que eso se hace con trabajo en gimnasio, y otra es estar lesionado. Yo en este momento puedo correr y entrar a la cancha normalmente, sólo que por no arriesgar una lesión es mejor prevenir”, aseguró Asprilla a su llegada a Chile.

 

Víctor Hugo Castañeda era el técnico y el equipo contaba con jugadores como: Johnny Herrera, Waldo Ponce, Rafael Olarra, Carlos Garrido, Mauricio Pinilla, entre otros. Asprilla inició bien marcándole goles a Temuco, Huachipato, Audax Italiano y el más importante a Universidad Católica cuando le dio el triunfo por 3 – 2 a su equipo. Una vez finalizó la fase regular la Universidad de Concepción era el rival en los ‘play-offs’.

 

El lunes 26 de mayo el tulueño no pudo entrenar con sus compañeros por una lesión e hizo trabajo diferenciado. En un momento Asprilla se dirigió a su auto, sacó un arma, disparó dos veces y gritó: “Corran que el domingo hay que ganar”. Un periodista se encontraba en el lugar y escribió la noticia que causó un gran revuelo. Tanto fue así que el Tino se incomodó y dejó de hablarle a los medios de comunicación. La U de Chile perdió su serie y rápidamente se despidió del campeonato.

 

Asprilla Ivan Zamorano

Iván Zamorano y Faustino Asprilla / @AntonioUbilla1

 

Sus compañeros y el presidente del club aseguraron que era un arma de mentiras y una simple broma. Sin embargo, Asprilla ya había tenido inconvenientes legales por disparar al aire en 1995, 1999 y el 2000. Tras la eliminación el Tino afirmó que estaba destrozado, aunque le dio esperanza a los hinchas: “Sólo estoy esperando que me llame el doctor Orozco para firmar. No importa la plata, me quiero quedar y todos los que queremos a la U debemos colaborar para que salga adelante”. Al final la situación económica no dio para que el atacante se pudiera quedar.

 

En 2020 el Tino se refirió a ese suceso en entrevista con ADN: “En un centro comercial compré una pistola de fogueo como las que se hacen las películas de Hollywood que tenía en mi casa. Ese día la llevo al entreno, le hago una broma a los compañeros donde disparo y digo ‘corran que el domingo hay que ganar’ y ya después lo publicó un periodista que estaba ahí. Son bromas que uno hace, también lo hice en Parma solo que allá no salió la noticia”.

 

Los disparos al aire que hizo el Tino y destaparon su pelea con Córdoba

 

Más adelante agregó sobre su paso por Chile: “En realidad yo jugué en Universidad de Chile porque me gustó el club, me trataron muy bien las personas, pero para lo que yo cobraba de sueldo en Palmeiras o Fluminense, fui casi gratis a la Universidad de Chile. Lo hice porque quería jugar en ese equipo, siempre supe uno de los equipos grandes o el más grande de Chile. Para mi fue un orgullo vestir esa camiseta y conocer tan lindas personas que me tocaron como el presidente de la Universidad, el entrenador, los jugadores, la hinchada que siempre me hizo sentir muy bien y es algo que siempre lo voy a llevar en el corazón”. Faustino terminó regresando al Cortuluá para el segundo semestre de 2003.

 

 

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO