El Cinco Cero

Twitter Facebook Youtube Instagram

08
Murió uno de los futbolistas brasileros más polémicos de la historia

Murió uno de los futbolistas brasileros más polémicos de la historia

Murió uno de los futbolistas brasileros más polémicos de la historia

El CincoCero

Compartir
Twittear

 

Heleno de Freitas nació en São João Nepomuceno en 1920. Debutó en Botafogo, club del que era hincha, pero salió mal de allí sin ganar un solo título. En 1948 fue a jugar a Boca Juniors donde no fue noticia por sus goles sino por un romance con Evita Perón, esposa del entonces presidente de Argentina.

 

Su vida estuvo llena de excesos con drogas, alcohol y prostitutas. Pasó luego por Vasco da Gama y en 1950 llegó al Atlético Junior. En su debut marcó cuatro goles al Bucaramanga. Fue el primer gran ídolo de los barranquilleros y le perdonaban todos sus polémicos comportamientos. Además, se dice que el dinero que ganó con los tiburones lo perdió en un casino de Barranquilla.

 

Allí también cautivó a Gabriel García Márquez que escribió en el Heraldo: “el maestro Heleno habría sido un extraordinario autor de novelas policíacas. Su sentido del cálculo, sus reposados movimientos de investigador y finalmente sus desenlaces rápidos y sorpresivos le otorgan suficientes méritos para ser el creador de un nuevo detective para la novelística de policía.”

 

El llamado ‘futbolista más bello de Brasil’ también era reconocido por andar en círculos intelectuales, tal vez por eso no se sentía bien junto a futbolistas, directores técnicos y árbitros y no disfrutaba del todo su profesión. Jugó en 1951 su último año como futbolista profesional en Santos y el América Football Club de su país. Comenzó a tener problemas psiquiátricos y se le descubrió sífilis. Murió en 1958 en un Hospital para enfermos mentales cuando solo tenía 38 años.

 

Algunas de sus frases

“Yo no soy jugador de fútbol, soy jugador del Botafogo”.

 

“Habrá un tiempo no muy distante, en el que seré comprendido”.

 

“Nos deben pagar solo si ganamos o jugamos bien”, después de quemar un dinero que le dieron en el camerino cuando perdieron la final de un campeonato.

 

Compartir
Twittear

COMENTARIOS

LO ÚLTIMO

Lo más leido